Archivo de la categoría: Reflexiones de Concejal

POLÍTICA E INFORMACIÓN

Llevo ya más de dos años formando parte, modesta, del panorama político municipal, y uno de los aspectos que más me llama la atención es el proceso a seguir cuando en el seno de nuestra agrupación se gesta una nueva idea que se pretende materializar en alguna actuación concreta. Este proceso puede llegar a ser bastante complejo. Hay que recopilar datos e información varia, para lo cual es preciso hablar con terceros. Después, ya en el Ayuntamiento, hay que seguir las indagaciones pertinentes, para corroborar si lo pretendido es factible, o si se ha hecho ya algo similar. ¿Con quién hay que hablar?, ¿con técnicos o con políticos? Si se decide hablar con políticos, ¿se comparte con el resto de la oposición?, ¿se trata directamente con el miembro del equipo de gobierno que tenga las competencias que correspondan?, ¿se trata en comisión informativa?, ¿se presenta por escrito en el Registro del Ayuntamiento?, ¿se lleva al Pleno directamente? Y si se lleva al Pleno, ¿se hace como moción, o como ruego? A todas estas cuestiones hay que añadir, en algún momento, la decisión de visibilizar nuestra propuesta. ¿En qué momento se avisa a los medios de comunicación?, ¿antes de mover dicho asunto en el seno del Ayuntamiento, o después?, ¿se convoca una rueda de prensa, o se envía una nota de prensa? Las estrategias político-mediáticas son múltiples, y pueden ser realmente intrincadas, y seguramente cada actuación requiere una estrategia distinta, aunque yo, personalmente, procuro ser lo más directo y transparente posible.

También me parece un tanto curioso el proceso que se lleva a cabo desde que acaece un hecho relevante sobre el que los políticos estamos “obligados” a opinar públicamente, hasta que tal opinión se difunde finalmente a través de los medios de comunicación. La inmediatez en dar nuestra opinión acerca de algo parece resultar indispensable, tanto en los medios como en política, entre otras cosas porque los medios, casi siempre, demandan de los políticos respuestas inmediatas ante acontecimientos significativos. Parece ser algo inherente al propio ritmo que sigue la política, acompasado con la realidad, y lógicamente en armonía con los medios de comunicación. Puedo entender que la información objetiva, en sí, requiera una presencia inmediata, rápida, en los medios, para que la sociedad esté enterada, al día, de lo que sucede en la ciudad, que es el ámbito que a mí me incumbe. Pero considero, personalmente, que la opinión que podamos tener los políticos sobre cualquier circunstancia que se presente de manera más o menos inesperada, como puede ser un presunto vertido en el Duero, un dato de los presupuestos autonómicos que afecta directamente a Soria, o cualquier otro asunto puntual, no tendría por qué requerir necesariamente una respuesta inmediata en los medios, pues en muchas ocasiones dicha respuesta puede resultar imprecisa, incompleta o incorrecta, al carecer de datos de otros actores implicados en el asunto, o simplemente porque la respuesta requiere una puesta en común entre los miembros de nuestra agrupación, en mi caso, y eso lleva cierto tiempo.

Soy consciente de que todo esto que acabo de plantear es algo cotidiano para otros políticos, acostumbrados a la vorágine de este mundo, y también reconozco que ciertamente yo no soy ningún perro viejo en estas lides, pero es que tampoco quiero serlo, sinceramente. Estoy en política por un periodo limitado, para trabajar directamente por la gente, y en el camino me estoy encontrando con que uno corre el riesgo, tristemente, de pasar más tiempo entre papeles, despachos y reuniones, que atendiendo la propia realidad que nos rodea, tanto en el seno del Ayuntamiento, como a nivel de ciudad. Y es esa realidad a la que hay que dar importancia, y la que debería ocupar más energía que el trabajo meramente burocrático, de la propia política en sí y de su propaganda mediática. Más hechos y menos palabras. Es esa realidad la que me preocupa.

A nivel consistorial, interno, me preocupa, y mucho, que el PSOE municipal considere que “equipo de gobierno” es igual que “Ayuntamiento”. Me preocupa que el señor alcalde haga del Ayuntamiento su propio cortijo, donde aumentan las vacantes de funcionarios, que no se cubren, a la vez que proliferan otros puestos que son ocupados por “amistades” de manera, como dice mi padre, “provisional pa’ siempre”.

A nivel de ciudad, me preocupan tanto cuestiones mayores, tan importantes como la privatización del agua bajo la engañosa fórmula de la “empresa mixta”, como cuestiones “menores”. Me preocupa que el equipo de gobierno inaugure una escultura pública sin ni tan siquiera avisar al resto de la Corporación, como si la ciudad fuera exclusivamente suya. Me preocupa que el actual Mercado Municipal dé ya la impresión de ser un cadáver, apenas recién nacido, incrustado con calzador en una plaza que no admite tal injerto, y además con graves errores en cuanto a itinerarios peatonales, sobre los que nosotros avisamos hace tiempo y que fueron desoídos, como tantas otras cuestiones. Me preocupa que los sorianos estén aportando al Ayuntamiento, sin ser conscientes de ello, una parte de las primas que pagan de seguros de incendio y multirriesgo, a través de una gestora de conciertos, que es una contribución especial, finalista, que el Ayuntamiento tiene que utilizar para la mejora y la ampliación de las instalaciones y del equipamiento del Parque de Bomberos de Soria, y que el equipo de gobierno no hace, desviándose dicho importe váyase usted a saber dónde, en perjuicio de la seguridad de los propios contribuyentes, que están pagando por algo que no reciben (mire usted, lo mismo que ocurre con el recibo del agua…).

En esta era de información digital, los diarios en papel de nuestra ciudad se reorganizan, y hay emisoras de radio, partidistas, que escasamente nos llaman a SORIAN@S una vez al año. Los medios de comunicación tendrían que difundir más información externa y menos opinión propia, y también tendrían que informar, más a menudo, de las propuestas que hacemos desde la oposición, dando mayor cobertura a formaciones como nuestra agrupación, pues en Soria existe otra realidad que muchas veces no se cuenta, y que habría que empezar a contar, si es que de verdad queremos salir del letargo y avanzar como sociedad adulta, culta, abierta y plural. Lo contrario es mantenerse en una comedia, en una farsa, en un “pan y circo” que nos aleja de la cruda realidad, la de la despoblación imparable, que no es sino la consecuencia fehaciente de que algo (mucho) no se está haciendo bien.

Luis Alberto Romero.

Plaza Mayor nº 130. San Saturio 2017.

Boletín de fiestas del Ayuntamiento de Soria (“del Ayuntamiento de Soria”, no “del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Soria”). Página 16: “Mejora en los servicios municipales”: Primera línea del primer párrafo: “El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Soria se ha fijado como una prioridad la mejora de sus servicios a los ciudadanos”.

En Junta de Portavoces de hace ya unos cuantos meses, la oposición en bloque propuso al PSOE que en el Boletín de fiestas del Ayuntamiento de Soria se incluyeran no sólo actuaciones y proyectos del equipo de gobierno, sino también ideas y propuestas que parten de la oposición, que a nuestro entender también es Ayuntamiento. Lejos de hacernos caso, no sólo no han incluido ideas exclusivas de la oposición, que han podido o no llegar a buen puerto, sino que ni siquiera se menciona en el boletín que muchas propuestas del equipo de gobierno también son respaldadas por la oposición.

Al hilo de la frase mencionada en el boletín, ¿es que acaso PP, C’s, SORIAN@S e IU no se han fijado como una prioridad la mejora de los servicios que presta el Ayuntamiento a los ciudadanos? ¿Acaso no nos preocupamos desde la oposición, desde SORIAN@S en nuestro caso, de los mejores servicios que podrían dar nuestros bomberos si les llegaran realmente los fondos de UNESPA? ¿Acaso no nos fijamos como una prioridad la accesibilidad real de todos los ciudadanos, ante unos despropósitos que incumplen las normas de los itinerarios peatonales, como el estrangulamiento del alto del Espolón o el mar de adoquines irregulares, criticado por tantos y tantos peatones? ¿Acaso no exigimos nosotros una revisión íntegra del personal de la Casa, en aras de un mejor servicio al ciudadano?

La prepotencia del PSOE hace confundir a sus ediles, cada vez más a menudo, el significado de equipo de gobierno y el de Ayuntamiento, aunque en plenos y comisiones el Partido Socialista esté deseando que se aprueben todas las cuestiones por unanimidad. Por unanimidad, pero sin contar para nada con el resto de formaciones políticas, incluso menospreciando cualquier proyecto ajeno a su color. Esa actitud nos está creando la duda de si merece la pena apoyar cualquiera de las propuestas socialistas, cuando a renglón seguido se nos ningunea en el Plaza Mayor, o se nos prohíbe utilizar la sala de prensa municipal para dar nuestras ruedas de prensa dejando a la vista el panel de la pared del fondo, porque en él aparece el logotipo del Ayuntamiento de Soria, el cual por lo visto, a criterio del que manda, no nos representa a todos.

Luis Alberto Romero

Medio año de legislatura

VALORACIÓN DE MEDIA LEGISLATURA

 

De todas las propuestas que hemos presentado -pues nuestro trabajo ha sido más de propuestas que de meras críticas-, sobre la Zona Azul, la circulación en Soria, Intramuros, el Mercado de Abastos, el adoquinado, la accesibilidad en la ciudad y sus edificios, los horarios de las piscinas, la revisión de los fondos de UNESPA, el personal del Ayuntamiento (incluidos los Bomberos de Refuerzo), y muchas propuestas más que hemos presentado, la pregunta que nos tenemos que hacer ahora es: ¿Las han tenido en cuenta o quizás las han despreciado? Nos quedamos con lo último: Las han despreciado.

Nosotros entendemos que el trabajo en el Ayuntamiento tiene que ser un trabajo serio, de estudio y planificación, y de lo que nos hemos dado cuenta en estos dos años es que lo único que saben hacer es improvisar, y así nos va. Quizá la pregunta que nos tendríamos que hacer ahora es: ¿Vamos a mejor o vamos a peor? Y podemos afirmar que, si continuamos así, esta ciudad irá a peor, y los datos lo reflejan: Estamos perdiendo población, este año se cierra el Colegio San José y, si continuamos así, el siguiente cierre será de un instituto.

Esta ciudad se va a convertir en la ciudad más cara en cuanto a impuestos, mientras los sueldos de la empresa privada quizás son de los más bajos de España. Un pequeño detalle: Somos la tercera ciudad de España con el IBI más caro, y la segunda de renta per cápita más endeudada de Castilla y León, después de León.

Quizás sobre adoquinado en esta ciudad no deberíamos ni hablar, porque parecemos los más tontos, pues todavía no hemos encontrado la forma correcta de adoquinar las calles de esta ciudad, para que dure en el tiempo.

Quizás haya que partir de que Carlos Martínez tiene su propio partido, aunque gobierne con siglas del PSOE. Aquí se vota a Carlos Martínez y no al PSOE. Es lo mismo que cuando gobernaba Rita Barberá en Valencia, y además tienen los dos un punto en común: Hacen una política de derechas. Por eso aquí el PP lo tiene difícil, porque Carlos Martínez está haciendo la política de un PP normal, parecida a la del alcalde de Logroño y Oviedo (salvando las distancias), distinta por cierto a la política del PP que ha gobernado Soria, una política rancia, basada en la inactividad en la ciudad. Sobre estos políticos del PP de Soria también habría que hablar algún día.

El personal del Ayuntamiento es otro tema que hay que tocar muy seriamente, y poner orden. Quizás lo primero sería que ficharan todos los trabajadores, y lo segundo controlar el trabajo del Interventor, que parece estar más por un interés personal que colectivo, y el día de mañana, cuando tengamos ocasión, haremos una auditoría al Ayuntamiento, empezando por el Interventor, por su perverso trabajo en varios aspectos, incluida su (falta de) relación con los Juzgados; una auditoría también a las cuentas municipales y a quien las fabrica, el Interventor.

Sobre la barriada de las casas del Castilla, decir que hemos vendido terreno público para que empresas privadas especulen; sin embargo, con un terreno municipal, el Ayuntamiento habría podido hacer pisos de alquiler para gente joven con el diseño de la barriada, con un plan arquitectónico que podría haber quedado espectacular.

En cuanto al proyecto Intramuros, el PSOE se ha limitado a pedir dinero a Europa, pero Europa pone condiciones, entre ellas que el Ayuntamiento tiene que aportar el 50% del dinero, y las reglas del juego están estipuladas, así que la “broma” vendrá al saber que el Ayuntamiento no tiene ni un euro.

Esta ciudad necesitaba modernizarse, y podemos decir que se podía haber hecho muchísimo mejor, y más barato, y a eso se le llama “hacer una buena gestión”. Este alcalde nos ha servido sólo para endeudarnos. Ha tenido que vender hasta un bien público intocable, como es el agua.

Esta ciudad puede dividirse en dos tipos de personas: Las que hemos salido a visitar otras ciudades, como Logroño, Vitoria, Gijón, Oviedo, Bilbao,… y las que no han salido de aquí; claro, para alguien que no ha salido de aquí, cualquier cosa que se haga parece una maravilla, pero si conoces lo que otros alcaldes han hecho en su ciudad, esto de Soria deja mucho que desear. A esta ciudad la inunda la mediocridad.

Un padre le dice a su hijo, en Soria: -“Aquí se vive bien, pero vete fuera, porque no tienes futuro en esta ciudad.”- Tendríamos que reflexionar sobre la incoherencia de esta frase, y cuando en una ciudad la gente más joven no tiene futuro, es que algo no se está haciendo bien, y Valcorba es un ejemplo, pues la tenemos totalmente abandonada. ¿Y qué hay de la depuradora de Soria?

En apenas unos meses, el Mercado de Abastos, antes casi de estrenarlo, parece que ya se ha hecho viejo…

En resumen, tenemos un alcalde que tiene su propio partido, que va con las siglas del PSOE, y que está haciendo una política de derechas, pero una política de derechas mala, porque el alcalde de Logroño le supera con creces.

31/05/2017

 

DEBATE SOBRE EL ESTADO DEL MUNICIPIO

El 16 de diciembre de 2016 se celebró pleno ordinario en el que se incluía el punto del Debate sobre el Estado del Municipio. Era el primer debate de este tipo en el que participaba SORIAN@S. En 1996, el Ayuntamiento de Soria llegó a un acuerdo para instaurar este debate, pero fue con bastantes discrepancias en cuanto a fecha de celebración y a si debía ser monográfico o no. Se acordó, sin consenso ni unanimidad, el “establecimiento de un debate anual en Pleno Extraordinario, en la última semana de septiembre, sobre el Estado del Municipio, que puede ser o no monográfico”. En la práctica viene haciéndose monográfico, a finales de año. La primera lectura que hacemos de estos antecedentes es que fue un acuerdo, sin consenso, que no ha vuelto a revisarse, y que no ha mantenido la fecha establecida en sus inicios. Al ser en principio extraordinario, es el Alcalde quien tiene la potestad de convocarlo, según recoge nuestro Reglamento Orgánico y de Participación Ciudadana. En esta ocasión, por diversas circunstancias, se decidió que en el pleno ordinario de diciembre se incluyera el punto del Debate sobre el Estado del Municipio, de lo cual nos alegramos, porque de este modo el Consistorio se ahorra el buen dinero que supone cada pleno extra. El último debate celebrado fue en 2014, pues en año de elecciones locales y cambio de corporación no puede celebrarse (2015). Leyendo el acta de aquel pleno, comprobamos que más que un debate, este modelo elegido es una sucesión de monólogos, prácticamente centrados en alabar todo lo que uno mismo hace, criticar todo lo que hacen los otros, echar culpas o méritos -según el caso- a administraciones superiores y faltar al respeto con el “y tú más”.

Sabemos que este debate se celebra en muchas administraciones y países, lo cual no quita para seguir constatando que tales debates son no vinculantes, estériles, sin sentido y sin valor. En nuestro caso, pura propaganda del PSOE. Sólo hay que ver el formato: El Alcalde realiza una exposición inicial, sin limitación de tiempo, y se continúa con dos turnos de intervenciones de los grupos políticos, de menor a mayor, de modo que también los cierra el Alcalde.

Todos decimos lo que podemos decir y callamos lo que queremos callar y así, en el fondo, tras las intervenciones de todos los portavoces, comprobé que SORIAN@S estaba de acuerdo con cuestiones planteadas por el PSOE, con muchas de IU, con el enfoque de C’s y con bastantes del PP, pero entonces ¿por qué no se materializan en hechos concretos los supuestos puntos en común? ¿Dónde desemboca este debate? Tras la sesión, todos salimos a las calles de Soria, y la ciudad seguía igual que siempre.

Universidades, instituciones, empresas, centros de investigación,…, muchos de ellos realizan a fin de año un resumen completo, para confirmar objetivos y constatar lo avanzado en el año. La diferencia es que en estos entes se puede llevar a cabo un “resumen” anual, pues durante todo el año se realiza un trabajo en común, planificado y coordinado, entre todos, lo cual no sucede en nuestro Ayuntamiento. En esta sesión, el Alcalde volvió a dejar claro que “institucionalmente, el Ayuntamiento de Soria es exclusivamente el equipo de gobierno del PSOE” dejando fuera a casi la mitad de la Corporación, diez concejales, que representamos a más votantes que los que respaldaron al PSOE, votantes del PSOE que, por cierto, son sólo un tercio del total del censo electoral municipal. Con estos datos, podrán sentirse legítimamente respaldados, pero considero que, éticamente, el PSOE tendría que ampliar bastante sus miras…

En este consistorio no hay participación real, no hay transparencia, no se permite el acceso a la información -ya no sólo a particulares, o a sindicatos, sino a los propios concejales de la oposición, representantes legales de muchos sorianos- y multitud de propuestas son atendidas tarde, mal, o nunca, propuestas que podrían significar mejoras en calidad de vida, vengan de donde vengan.

Al tratar de esclarecer hechos, pedir documentos o informar a los sorianos, de manera pública, en actos en las calles o a través de medios de comunicación, se nos acusa de querer montar un circo mediático y de falta de lealtad a la Corporación; por favor…

Cuando haya participación real, lo cual es nuestro deseo, cuando atiendan nuestras peticiones de documentación y nuestras propuestas, cuando trabajemos entre todos, cuando entiendan que la Corporación somos todos, y que el Ayuntamiento es de todos, entraremos a valorar lo realizado entre todos.

 

Luis Alberto Romero

16.800.816-Y

Concejal de SORIAN@S

21/12/2016

Entrada V.I.P. del Numancia S.A.D.

Hace unos días devolví al Club Deportivo Numancia el Pase de Palco VIP para la temporada 2016/2017 que éste me había enviado.

El año pasado también lo devolví, tras preguntar en la sede del club si no se podía donar a alguna ONG y recibir una respuesta negativa, explicándome que era un pase personal e intransferible, para que los concejales del Ayuntamiento de Soria accedieran al Palco VIP.

Este año me han contestado lo mismo, pero esta vez un directivo del club me quiso explicar que la entrega de pases de Palco VIP a los concejales forma parte de una obligación del club en cumplimiento del convenio firmado con el Ayuntamiento. La cuestión es que eso no es cierto, y no se recoge así en el último convenio, firmado en diciembre de 2015. En este documento sólo se recoge, en su Cláusula Sexta, que “Con el objetivo de promocionar el fútbol base y escolar, el Club se compromete a entregar al Ayuntamiento 150 abonos de temporada convertibles en entradas según éste determine, al objeto de que puedan ser repartidas entre los diferentes colegios o instituciones benéficas de la Ciudad”.

Quizá en convenios anteriores sí se recogía, o quizá es una de esas costumbres “no escritas” que pretenden seguir perpetuando en el tiempo, pero que no cuenten para ello conmigo.

Rechazo, por defecto, por convicción, todos los privilegios que puedan suponer una discriminación hacia el resto de mis conciudadanos, como es el Pase de Palco VIP del Numancia, de igual modo que he rechazado y devuelto las entradas de todos los festejos taurinos, del Otoño Musical, o de otras actuaciones culturales del Palacio de La Audiencia.

En realidad, de manera particular, no me gusta el fútbol profesional en exceso, y no pensaba usar este Pase, pero la música, por ejemplo, sí me gusta, y cuando quiera ir a La Audiencia iré como el resto de la gente, pagando mi entrada.

Luis Alberto Romero

UN AÑO EN EL AYUNTAMIENTO.

Lo primero que tiene que hacer cualquier partido o agrupación de electores que quiera ser partícipe de las decisiones que vaya a tomar en su ayuntamiento es hacer un estudio, para saber de dónde venimos y hacia dónde queremos ir, y cómo vamos hacer ese recorrido. En Soria, ese estudio -dirigido por la totalidad de los medios de comunicación- estaba y sigue estando manipulado y retorcido al antojo de los intereses de esos medios. Entonces, si partimos de un análisis erróneo, los resultados pueden ser negativos.

Los años de AP y del PP, excepto en contadas ocasiones, han sido un desastre; lo que teníamos y tenemos en Soria con el conservadurismo del PP no es normal; ese PP rancio, inmovilista, atrasado, vetusto, retrógrado, se cultivaba, se sigue cultivando y lo exportamos fuera de nuestras fronteras. Entonces, superar a ese PP nunca ha sido nada complicado. Solo hacía falta una persona astuta, lista, avispada, tener palabrería, mantener un partido cohesionado y contar con el visto bueno de los poderes económicos.

La ciudadanía, harta de ese inmovilismo, ve cómo otras urbes se van adaptando a los nuevos retos de las ciudades del siglo XXI -ciudades sostenibles-, “donde la persona sea el eje de las políticas municipalistas”; un ejemplo son las cuatro escaleras mecánicas y los dos ascensores públicos para subir al barrio de Uribarri de Bilbao.

Los medios de comunicación locales han hecho una ecuación incorrecta: el inmovilismo = Populares, el hecho de hacer cosas = Socialistas. Si mantenemos esa ecuación, entonces podríamos decir que los alcaldes de Logroño, Vitoria, Oviedo,… o Rita Barberá a su paso por el Ayuntamiento de Valencia, son Socialistas… del PP.

Lo primero que tiene que hacer un alcalde responsable es saber con qué recursos económicos cuenta, y no seguir el ejemplo de Rita Barberá, que sí ha seguido Carlos Martínez. Como ya dijimos, la gestión municipal de estos últimos años se resume básicamente en la realización de grandes proyectos, pero sin dinero, todo a costa de endeudarse, ya sea de manera directa por medio de créditos, o por medio de concesiones a larguísimo plazo, como la ocurrida con la concesión a 25 años (hasta el año 2038) de Aguas de Soria, cuyo canon, 11,7 millones de euros, ya se ha gastado. Y todo ello con una deuda “oficial” de 30 millones de euros, que convierte a Soria en la segunda ciudad, per cápita, más endeudada de Castilla y León, después de León.

En lo que llevamos de legislatura podemos constatar:

  • Se vuelve a privatizar el transporte público, con nulas campañas para crear el hábito de utilizar el transporte colectivo. En la misma situación de gestión no municipal se encuentra el Tanatorio, la Zona Azul, la Limpieza Viaria, las Basuras, la conservación de Parques y Jardines, la Terminal de Camiones, Aparcamientos Subterráneos, la gestión de la Plaza de Toros y los Festejos Taurinos, y varios Servicios Sociales y de Juventud, como las Guarderías.

 

  • Se sigue sin sacar a concurso ni el mantenimiento de los semáforos, ni su sincronización desde la Cuesta Dehesa Serena hasta el “Caballo Blanco”. No se piensa rectificar el excesivo diámetro de la rotonda del final del Espolón, y creemos que no es el mejor sitio para poner una fuente, que además tiene un coste y un mantenimiento muy elevados.

 

  • En el tema de la accesibilidad, que en distintas ocasiones hemos pedido que se cumpla, los ascensores del Polideportivo de Los Pajaritos siguen parados, desde la promesa de que se pondrían en marcha en noviembre de 2015, y el baño adaptado para las personas con movilidad reducida del Palacio de La Audiencia lo hacen mal, sin cumplir la norma, por no hablar de las barandillas del mismo palacio, que son un peligro ya denunciado desde distintos colectivos ya que incumplen la normativa de seguridad vigente.

 

  • En cuanto al tema del personal, hemos insistido en la reorganización de todas las áreas del Ayuntamiento, en eliminar las productividades y los puestos de libre designación, y en controlar los horarios, con fichaje obligatorio para todos los trabajadores.

 

  • No existe una transparencia efectiva, que echamos en falta en la información solicitada en muchos ámbitos.

 

  • No existe tampoco una participación ciudadana real en los consejos sectoriales, y seguimos apostando por el cambio de horarios de los plenos, para que toda la ciudadanía pueda participar.

 

  • Muchos convenios son por un plazo larguísimo, que los convierte en puras privatizaciones, o se prorrogan “alegalmente” sin salir de nuevo a concurso. Casos como el CAEP, el Numancia, la gestión de la Plaza de Toros o el Club de Natación, requerirían una profunda revisión.

En resumen, el rodillo de la mayoría absoluta está impidiendo llegar a conseguir un modelo de ciudad en el que la participación de todos los agentes implicados sea la piedra angular básica para crear un municipio sostenible económica, social y medioambientalmente. Pero ya se sabe: “si tienes siglas de izquierdas y haces políticas de derechas, puedes engañar durante un tiempo”; los ciudadanos ya han comenzado a darse cuenta de esa estrategia… y pedirán responsabilidades.

José Ángel Martínez Negredo, Coordinador de SORIAN@S.

Luis Alberto Romero, Concejal de SORIAN@S en el Ayuntamiento de Soria.

Soria, 06/06/2016.

Resumen fin de año 2015

Tras estos primeros meses en el Ayuntamiento, voy haciéndome a su funcionamiento y conociendo sus entresijos, sus carencias y su potencial. Voy conociendo a los trabajadores y a los distintos políticos. Realmente, ha sido crucial que un representante de una agrupación de electores haya tenido el apoyo de los votos valientes de tantas personas. En este punto aprovecho para decir a tod@s l@s sorian@s que sólo nos debemos a ellos y que mi presencia como Concejal solo supone que la gente puede disponer de un mensajero y una herramienta para trabajar en un objetivo común. Estoy siempre dispuesto a escuchar cualquier cuestión que se me plantee y, de hecho, instamos a l@s sorian@s a que se impliquen en el día a día de su ciudad y participen en nuestra Agrupación a través de las redes o asistiendo a nuestras reuniones.

Es indispensable estar dentro de la maquinaria, aunque a primera vista parezca que no se puede conseguir mucho. El rodillo de la mayoría absoluta no es sano para ninguna comunidad, pero la oposición al menos puede ejercer cierto control, aportar otros puntos de vista y enriquecer la visión sobre Soria. Así, cada vez que surge un tema a debate, en las Comisiones o en los Plenos, voy dando pinceladas del concepto que tenemos de Ciudad. Es un Modelo que ya recogíamos en nuestro Programa Electoral, basado sobre todo en la participación y en lo público. Un nuevo Modelo de Ciudad a la medida de las personas, energéticamente sostenible y generador de riqueza. Hay que devolver a l@s sorian@s la propiedad y la gestión directa de todos los servicios básicos, como el agua, el transporte urbano, la limpieza y el reciclaje, las guarderías,…

Y han de ser l@s sorian@s quienes gobiernen el Ayuntamiento, siendo partícipes de las decisiones que en él se toman, para lo cual es básico que las sesiones de Pleno se celebren por las tardes. Queremos una circulación fluida, hacer una ciudad accesible para tod@s, crear cultura propia, aprovechar de modo responsable nuestro enorme patrimonio natural y gestionar de manera eficaz los recursos humanos del Consistorio, pues su actual Relación de Puestos de Trabajo está completamente obsoleta.

Para el resto de la Legislatura y, en especial, como propósito para el Año Nuevo, he de pedir al equipo de gobierno que realmente deje participar, que realmente sea transparente y que realmente apueste por lo público.

Yo, desde luego, pienso caminar hacia ese nuevo Modelo de Ciudad.

Los Magos de Oriente

Había sido convocado para recibir en la Plaza Mayor a los Magos de Oriente, sobre las ocho de la tarde noche del 5 de enero de 2016. Como estuve acompañando a unos niños durante toda la Cabalgata, desde Los Pajaritos, al llegar al Collado tuvimos que dar un rodeo por calles circundantes para llegar a tiempo a la Plaza Mayor, pues tenía que recibir, como concejal, a los Magos.

Dejé a los niños, con las indicaciones de la Policía Local, en la fila pública organizada para acceder más tarde a la recepción que los Magos hacen en el Patio de Columnas del Ayuntamiento. En esta fila, todos los infantes, bajo el frío y la nieve, esperan su turno, helados pero ansiosos, a que los Magos les reciban. ¿Todos los infantes…?

Como soy nuevo en estas lides, no conocía aún el protocolo interno que se lleva a cabo en ocasiones como ésta. Por el rodeo que tuvimos que dar, no llegué a tiempo, por un minuto, a recibir a Melchor en la Plaza Mayor. Al poco tiempo llegó Gaspar, al que sí recibí con un saludo en la fila que, junto al Alcalde y a otros concejales del PSOE y del PP, formamos ante el Ayuntamiento.

Al momento llegó Baltasar, a quien saludé igualmente. Luego los Magos dejaron sus ofrendas en el pesebre, ante el cual desfilamos todos, para encaminarnos seguidamente al interior del Ayuntamiento.

A mí me iban indicando dónde ir, pues nadie me adelantó el protocolo. Mi sorpresa fue que en un segundo me encontraba encerrado en pleno despacho particular de Alcaldía, con los tres Magos, el Alcalde, los Concejales, parejas, hijos de cargos, y unos pocos invitados VIP con sus retoños, en un maremágnum de abrazos a los “Reyes” y fotografías familiares.

Todo esto escapaba a mi entendimiento, quizá por la propia emoción de estar yo mismo en privado con sus “Majestades”. Mientras tanto, los tres niños a mi cargo y el resto de los “mortales”, esperaban diligentemente su turno en la calle a cero grados…

¿Qué necesidad tiene un alcalde joven y “socialista” de mantener protocolos con privilegios como éste…?

Luis Alberto Romero

7 de enero de 2016

Reflexiones para 2016

Hemos visto cómo en 2015, en ciudades como Madrid o Barcelona, se ha empezado a demostrar que es posible hacer las cosas de otra manera, y que con voluntad política se puede reducir la deuda, aumentar los gastos sociales y frenar las privatizaciones.

Se debe conseguir también, desde el poder, una nueva reeducación democrática, basada en la participación del pueblo y en la transparencia de sus gobernantes, pues la transformación de una sociedad llega tras tomar el poder, y no sólo las calles.

A un nivel más concreto, hay que conseguir en Soria una circulación más fluida, evitando así mayores emisiones de CO2, reconsiderando, entre otras cosas, el formato de la rotonda entre San Benito y la avenida de Valladolid, y el gasto inútil de la fuente prevista para ese emplazamiento.

Hay que hacer una ciudad realmente accesible, con acciones como la puesta en funcionamiento de los dos ascensores del Pabellón de Los Pajaritos, tras 16 años parados, y la construcción de aseos adaptados a personas con movilidad reducida en el Palacio de La Audiencia, de los que siempre ha carecido.

Hay que esforzarse en sacar adelante el proyecto “Soria Intramuros”, pero centrándolo en el propio barrio de San Pedro.

Es vital un plan eficaz para fijar población en Soria y atraer empresas, pues la propia gente es la base de todo lo demás. ¿Qué servicios queremos dar, si no hay a quién dárselos?

Otro tema de máxima urgencia es la revisión íntegra de la Relación de Puestos de Trabajo del Ayuntamiento, sacando las plazas vacantes y potenciando la promoción interna.

Nuestro Modelo de Ciudad para 2016 va encaminado hacia todas estas prioridades.

¿Cuenta el Ayuntamiento con la Participación Ciudadana?

En las pasadas navidades los sorianos de la capital hemos recibido en nuestros buzones el Boletín de Fiestas del Ayuntamiento, el Plaza Mayor nº 122. En él se hace énfasis tanto en la primera página, el “saludo del Alcalde”, como en la última, en la “participación ciudadana”, con la que dice haberse contado especialmente para sacar adelante los Presupuestos de la ciudad para 2016.

Por lo demás el Boletín es una información propagandística dedicada fundamentalmente a ensalzar la labor del gobierno municipal. Resulta un tanto paradójico y contradictorio que se hable tanto en el Boletín de participación ciudadana y no haya cabida en el mismo para ninguna otra voz que no sea la oficial, llámense otros Partidos políticos con votos suficientes como para tener representación en el Ayuntamiento, asociaciones o colectivos sociales. Por mucha mayoría absoluta que tenga al fin y al cabo el partido que gobierna no  alcanzó siquiera el 50% de los votos, por lo que parecería un sano ejercicio democrático dar al menos un poco de voz al resto de opciones votadas por un número de ciudadanos que, si se suman, es mayor.

Suponemos que el Boletín se paga en parte con dinero público, no con dinero del Partido de turno, y en parte con anuncios de empresas, muchas de las cuales reciben sustanciosos contratos del Ayuntamiento. En consecuencia no debería de estar exclusivamente al servicio del partido que gobierna.

Resulta difícil ignorar que la coordinación y los textos del Boletín son responsabilidad no de representantes consensuados que sepan recoger proporcionalmente distintas opciones políticas y sensibilidades sociales, sino de dos cargos de confianza nombrados por el PSOE y pagados por todos los ciudadanos.

Como esto ocurre en un país con un paro juvenil y exilio laboral elevadísimos, el resultado es que las prebendas de algunos políticos levantan ampollas en los ciudadanos de a pie. En esas circunstancias resulta difícil esperar la imparcialidad y objetividad  obligadas -no digamos ya crítica- en la elaboración del Boletín por parte de quienes han sido nombrados por el poder y cuya permanencia en el cargo depende de él.

Pero por mucho dinero público que se invierta en propaganda resulta imposible a veces encubrir una realidad bastante menos halagüeña.

Los Grupos Municipales, Asociaciones Culturales y otros agentes sociales con representación en el Consejo Asesor de Cultura  del Ayuntamiento de Soria abajo firmantes (y posiblemente algunos más, difíciles de localizar en poco tiempo) queremos exponer nuestra experiencia muy concreta en lo que se refiere a la aprobación de los “Presupuestos de la ciudad para 2016”  que contradice las versiones oficiales:

La obligatoriedad de la existencia del Consejo Asesor de Cultura Municipal se establece en la Constitución y en la Ley de Bases del Régimen Local (1985), para facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

Tras un encuentro previo convocado por la Concejalía de Cultura en diciembre de 2007 y la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia del Reglamento del Consejo Asesor de Cultura (que establece que el Pleno del Consejo Asesor de Cultura celebrará sus sesiones ordinarias con carácter semestral) apenas se han celebrado dos o tres sesiones más. En cumplimiento del Reglamento, desde el año de su publicación -en julio de 2009-, tenían que haberse celebrado unas 12 sesiones. Es decir, que los presupuestos de otros años y la política cultural del  Ayuntamiento no han tenido en cuenta durante años a esa participación ciudadana a la que obliga la Constitución y que se establece en el Reglamento publicado por el propio Ayuntamiento.

Ante tan antidemocrática situación y las quejas de algunos grupos parlamentarios de la oposición y otros agentes sociales se convocó -tras años sin hacerlo- una sesión del Consejo Asesor de Cultura para el día 16 de diciembre de 2015, un poco antes de las últimas elecciones generales. El Orden del día, aparte de ruegos y preguntas, contemplaba como único punto las Propuestas para los Presupuestos de 2016.

La convocatoria la firmó el alcalde el 9 de diciembre de 2015, sin cumplir con el plazo mínimo de siete días hábiles que establece el Reglamento. Las cartas dirigidas a la treintena de miembros del Consejo, no certificadas, llegaron en algún caso el mismo día de la celebración de la sesión y no se utilizaron además para convocar diferentes medios a los que se recurre en otras circunstancias, como email o teléfono.

La consecuencia fue una asistencia muy escasa, que no puede considerarse representativa, aproximadamente una tercera parte de los miembros del Consejo.

De todos modos hubiera sido imposible aportar ninguna propuesta a los Presupuestos, ya perfectamente definidos, puesto que su aprobación se iba hacer pocas horas después, a la mañana siguiente, en la reunión de la Comisión de desarrollo económico y empleo.

Tampoco se debatieron en profundidad otros temas que no han podido plantearse durante años, referentes tanto a aspectos económicos como culturales, ya que está programada prácticamente toda la actividad cultural municipal al menos para el próximo semestre.

En definitiva y con los hechos expuestos, no se puede afirmar que en la Concejalía de Cultura municipal, ni para la elaboración de los Presupuestos, se cuente -tal cual exige la Constitución- con todos los agentes sociales, asociaciones culturales y representantes políticos elegidos, por mucho que la costosa y poderosa maquinaria propagandística oficial lo ponga sobre el papel.

Para todos, también para los que no quieran perder más votos o recuperar algunos de los perdidos, sería conveniente poner en marcha esa necesaria regeneración democrática de la que tanto se habla.

Soria, a 1 de enero de 2016